miércoles, 2 de julio de 2008

Cuernos de gacela de almendras y sésamo


Esta pastelería marroquí (cuyo nombre es Kaab el ghzal en árabe) es muy popular. La expresión corne de gazelle significa “hueso del tobillo de gacela”. Sin embargo, en francés suele trauducirse como “cuerno de gacela”. Son los pasteles marroquíes más populares y están rellenos de pasta de almendras perfumada con agua de azahar.
Existen diferentes formas de decorarlos. La más simple es la que les presento aquí. Pero es posible, luego de la cocción y aún calientes, pasarlos por agua de azahar y luego por azúcar impalpable. Podemos también realizar diferentes motivos sobre la superficie una vez cubiertos de masa.
La otra alternativa consiste en no cubrir la pasta de almendras sino de darle forma directamente, pintarla con clara de huevo y luego pasarla por granos de sésamo.
Estos pasteles son deliciosos acompañados de té de menta o de hierba buena.

Para unas 30 piezas

Primero, necesitamos hacer el relleno con :

200 gramos de almendras en polvo o de polvo de almendras
80 gramos de azúcar
1 cucharada de sop de manteca fundida
1 cuharadita de café de canela
4 cucharadas de sopa de agua de azahar (si la pasta quedara un poco seca no agregrale agua sino agua de azahar).

Mezclé todos los ingredientes con las manos hasta obtener una masa compacta. Luego modelé “dedos” pequeños de 5 cm de largo y los reservé. La pasta no debe quedar demasiado húmeda porque sino es difícil de modelar.

Para realizar la masa necesitamos:

250 gramos de harina para repostería
1 cucharada sopera de manteca blanda
1 cucharada sopera de aceite de girasol o de maíz
1 cucharada sopera de agua de azahar
1 cucharada sopera de miel
1 huevo
1 pizca de sal

Mezclé todos los ingredientes con las manos hasta obtener una pasta homogénea. Si es necesario puede agregársele agua de azahar, para otener una masa elástica. Amasé bien y dejé descansar 15 minutos cubierta con un paño de cocina.

Preparación de los cuernos de gacela:

Tomé una parte de la masa y la extendí sobre la mesada con el palo de amasar.

La pasta debe extenderse muy fina.

Luego, coloqué uno de los “dedos” de pasta de almendras en un costado de la masa estirada y lo cubrí con ella tirando y envolviendo la pasta de almendras.

Cerré todo alrededor presionando con los dedos, le dí forma curva (como un mini croissant) y corté alrededor el exceso de masa con una rueda para pastelería.

Finalmente, los fui colocando sobre una placa cubierta de papel de cocción. Dejé secar los cuernos varias horas (lo ideal son 12 horas).
Luego piqué con un aguja cada uno varias veces para que salga el vapor durante la cocción.

Los pincelé con aceite y los puse en el horno moderado (180 grados) 15 minutos, hasta que se habían dorado.

Cuernos de gacela con sésamo

Esta técnica es muy útil cuando queda pasta de almendras y también son muy ricos.
Primero formé de nuevo “dedos” de pasta de almendras y luego los bañé con clara de huevo un poco batida. Los pasé después por granos de sésamo para cubrirlos bien. Usé granos de sésamo blanco porque me quedaron de cuando hice sushi pero también quedan muy ricos con granos de sésamo tostados. Los hice también así en otra ocasión.

Si quieres, este es el momento para darles forma de croissant.
Los fui colocando en una fuente cubierta de papel de cocción y los coloqué a hornear (180 grados) durante 10 minutos.



1 comentario:

Anónimo dijo...

tengo una amiga que es marroquí y un día comí con ella estos pasteles!! me encantan!! gracias por poner la receta ;)

Publicar un comentario en la entrada